Reduccion mamaria

La mamoplastia de reducción está indicada en todos aquellos casos en que el volumen excesivo de la mama no se corresponde con el resto del cuerpo. Es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas mediante la extirpación de grasa, glándula y piel sobrante. En general se asocia a un mayor o menor grado de caída de la mama o ptosis.
Unas mamas demasiado voluminosas pueden ocasionar problemas de dolor de espalda e irritaciones de la piel del surco submamario al igual que un problema estético.

Antes de la cirugía:

El cirujano plástico debe valorar la cantidad de mama que se debe extirpar y el grado de caída que se ha de corregir.

La cirugía:

La reducción mamaria se realiza en quirófano y bajo anestesia general.

Según el grado de gigantomastia la cicatriz puede ser:

  • Vertical: en casos leves
  • T invertida: es el caso más habitual, ya que permite una mejor adaptación cutánea

La duración de la intervención es de unas 3 horas aproximadamente. Se colocarán drenajes y el alta suele darse a las 24h o 48h de la intervención.

Después de la cirugía:

Tras una reducción mamaria podrá volver al trabajo en 2 ó 3 semanas aunque en pocos días podrá hacer vida casi normal.

La paciente debe seguir las instrucciones de su cirujano plástico en cuanto a la medicación para controlar las molestias, el sujetador, actividades que se pueden realizar, ejercicio, etc.

Posibles complicaciones:

La mamoplastia de reducción es una técnica segura pero no está exenta de los riesgos asociados que pueden aparecer en cualquier operación.

Es una cirugía que deja cicatrices que dependiendo de las características individuales pueden ser más o menos visibles pero quedan camufladas con la ropa anterior o el traje de baño.

Las principales complicaciones son el hematoma, la infección, las alteraciones de la sensibilidad del pezón o complicaciones de la cicatriz.

Estas complicaciones suelen ser temporales y resolverse con el tratamiento adecuado.

Resultados:

Los resultados son objetivos de forma inmediata pero la inflamación puede durar hasta el mes.

A partir de los 6 -8 meses comienza a desaparecer el enrojecimiento normal de las cicatrices.