Elevacion (Mastopexia)

La mastopexia es un procedimiento quirúrgico para mejorar la forma de las mamas. Con el paso de los años y las pérdidas de peso, embarazos y lactancias se produce un descenso del complejo areola- pezón; dando el aspecto de mamas caídas.

Está indicada en todos aquellos casos en los que la altura del pezón sobrepasa el surco submamario:

  • Grupo 1: el volumen del pecho es correcto. Se realizará una mastopexia convencional
  • Grupo 2: el volumen del pecho es pequeño o está vacío. En este caso se asociará a la mastopexia el implante de una prótesis

Antes de la cirugía:

El cirujano plástico debe valorar las características individuales de sus mamas, el descenso real del complejo areola-pezón respecto al surco submamario, así como el estado general de la mujer para la correcta indicación de la intervención.

La cirugía:

La mastopexia se realiza en quirófano y bajo anestesia general.

La elección de la técnica idónea para redefinir la forma del pecho depende de múltiples factores como la calidad de la piel, edad de la paciente, constitución corporal…

La intervención consiste en la remodelación del tejido mamario ubicando el pezón a una distancia adecuada repecto al surco submamario a la vez llenando el polo superior de la mama a modo de autoprótesis.

Según el grado de ptosis o caída la cicatriz puede ser:

  • Periareolar: en casos leves
  • Periareolar y vertical: en casos moderados
  • Periareolar y T invertida: en casos severos

La duración de la intervención es de 2 a 3 horas aproximadamente. Se colocarán drenajes y el alta suele darse al día siguiente de la intervención.

Después de la cirugía:

Tras una elevación mamaria podrá volver al trabajo en pocos días, según la actividad que desarrolle.

La paciente debe seguir las instrucciones de su cirujano plástico en cuanto a la medicación para controlar las molestias, el sujetador, actividades que se pueden realizar, ejercicio, etc.

Posibles complicaciones:

La mamoplastia de elevación es una técnica segura pero no está exenta de los riesgos asociados que pueden aparecer en cualquier operación.

Es una cirugía que deja cicatrices que dependiendo de las características individuales pueden ser más o menos visibles pero quedan camufladas con la ropa anterior o el traje de baño.

Las principales complicaciones son el hematoma, las infección, las alteraciones de la sensibilidad del pezón o complicaciones de la cicatriz.

Estas complicaciones suelen ser temporales y resolverse con el tratamiento adecuado.

Resultados:

Los resultados son objetivos de forma inmediata pero la inflamación puede durar hasta el mes.

A partir de los 6 -8 meses comienza a desaparecer el enrojecimiento normal de las cicatrices.