Blefaroplastia

La blefaroplastia es un procedimiento quirúrgico que pretende mejorar el aspecto de los párpados mediante la eliminación de las bolsas grasas y el exceso de piel de los mismos. Puede realizarse de forma aislada o combinada con alguna otra cirugía estética facial.

Permite menguar las señales de envejecimiento de alrededor de los ojos y proporciona una mirada descansada. Es una cirugía que influye notoriamente en la apariencia de la cara.

Un buen diagnóstico preoperatorio es fundamental, la cirugía se debe individualizar para cada paciente.

Antes de la cirugía:

En la consulta, el cirujano plástico valora las características individuales de sus párpados, así como su estado general.

Se le informa también acerca de las normas preoperatorias habituales sobre la toma o supresión de medicamentos, tabaco, y preparación previa de la cara.

La cirugía:

La blefaroplastia se realiza en quirófano y en régimen ambulatorio bajo anestesia local con o sin sedación.

La duración de la intervención es de 1 ó 2 horas dependiendo de si se realiza de forma completa (parpádos superior e inferior) o únicamente inferior ó superior.

Párpado superior:

Se realiza la incisión buscando los pliegues naturales del párpado de manera que después de extraer el sobrante de piel y la bolsa de grasa del canto interno del ojo, la cicatriz queda escondida en el pliegue palpebral.

Párpado inferior:

Existen dos técnicas

  • Transpalpebral: Se realiza la incisión justo por debajo de la línea de las pestañas
  • Transconjuntival: Se realiza la incisión en el interior del párpados (conjuntiva). A través de estas incisiones se extrae la grasa localizada en pequeñas bolsas y el exceso de piel si es necesario

Después de la cirugía:

Los párpados estarán hinchados y aparecerán hematomas que se resolverán en pocos días. Es importante la higiene de los ojos y su lubricación con colirios, según indicación de su cirujano.

Se puede percibir lagrimeo, hipersensibilidad a la luz durante las primeras 2 ó 3 semanas o irritabilidad. Se deberá llevar gafas de sol mientras persistan los hematomas.

Deberá guardar reposo relativo 2 ó 3 días y evitar esfuerzos durante un mes. Podrá reincorporarse al trabajo en 1 semana o 10 días aproximadamente, según se necesite una imagen sin morados alrededor de los ojos.

Posibles complicaciones:

La blefaroplastia es una cirugía segura y se minimizan los riesgos siguiendo las indicaciones de su cirujano.

Entre las complicaciones menores que pueden darse encontramos: visión borrosa, edema o asimetrías leves en la cicatrización.

Los hematomas suelen ser superficiales y se reabsorben espontáneamente; es excepcional que puedan ocasionar problemas más graves.

Una complicación infrecuente es el ectropión o cicatriz que retrae el párpado inferior que requiere corrección quirúrgica.

Resultados

Los resultados son objetivos de forma inmediata pero la inflamación puede durar hasta el mes.

A los pocos meses comienza a desaparecer el enrojecimiento normal de las cicatrices. Los resultados suelen ser duraderos.