Glúteos

La escasez de volumen en la zona glútea puede deberse a una característica anatómica individual o bien a la pérdida de grasa en las nalgas por lipodistrofia.

El objetivo de la cirugía es recuperar el volumen de las nalgas o bien mediante el implante de prótesis o bien mediante el trasplante de grasa autóloga.

La cirugía:

La intervención se realiza bajo anestesia general y su duración aproximada es de 1 a 2h.

El implante de prótesis dejará una cicatriz en la región interglútea. En caso de lipofilling las cicatrices son prácticamente imperceptibles.

La primera hora tras la cirugía permanecerá en la reanimación de quirófano para un correcto control de las constantes vitales y los drenajes, en general en número de dos (uno en cada nalga).

Después de la cirugía:

El resto del ingreso permanecerá en la planta de hospitalización dónde diariamente se realizará la cura tópica de las heridas y el control de los drenajes que evitan el acumulo de líquidos en la herida.

La duración del ingreso es de 24h en función del débito de los drenajes.

La baja laboral o restricción de su actividad habitual deberá ser como mínimo de dos a tres semanas.

Posibles complicaciones:

Como cualquier procedimiento quirúrgico esta cirugía no está exenta de riesgos. Así, debemos tener en cuenta complicaciones de tipo general como el sangrado o infección de la herida quirúrgica y otras complicaciones más especificas  como el retraso en la cicatrización (más frecuente en pacientes fumadores/as), las irregularidades del contorno de la piel, las asimetrías y la contractura capsular de la prótesis (endurecimiento)

Es normal tener alteraciones en la sensibilidad así como hinchazón durante las primeras semanas que desaparecerán de forma paulatina.

Resultados:

Los resultados son objetivos a partir del dia, sin embargo, la inflamación puede durar entre uno y tres meses.

Esta es una técnica con un alto grado de satisfacción para el paciente.